Consejos para exponerse al sol de Tenerife

En la isla de Tenerife hay más de 300 días de sol al año y una temperatura media de 22ºC. Muchos la visitan para escapar del frío y las bajas temperaturas de sus lugares de origen y descansar en la playa tomando el sol.
El sol tinerfeño puede llegar a ser muy agresivo y por ello se deben tomar las precauciones necesarias para evitar importantes quemaduras o consecuencias peores. Es cierto que tomar el sol es muy saludable y necesario para que el cuerpo realice algunas de sus funciones vitales, pero eso no significa que no sea importante que evitemos que nuestra piel sufra demasiado.

Los principios básicos a tener en cuenta son no exponerse al sol en las horas centrales del día (de 13:00 a 16:00 horas) y tener una correcta hidratación para conseguir reponer los líquidos y las sales minerales perdidas a través de la sudoración. También es recomendable comer frutas que nos aporten vitaminas para proteger la piel. Llévate una pieza de fruta a la playa, es una gozada.

Antes de tomar el sol, es importante preparar la piel tomando alimentos que nos den vitaminas como las zanahorias o las cerezas. Si quieres ser muy exhaustivo, los dermatólogos aconsejan hacer un peeling en todo el cuerpo para eliminar las células muertas, que son las responsables de la aparición de las tediosas manchas solares.

A la hora de exponerte al sol la mejor protección es la crema protectora. Algunos especialistas dicen que la mejor protección es no ponerse al sol, pero seamos realistas, a todo el mundo le sienta muy bien la piel morena. La crema solar es necesaria pese a que el día esté nublado o la temperatura sea baja. El factor de la crema dependerá del tipo de piel, pero mejor escoger uno alto. Se deben evitar los perfumes y el maquillaje no apropiado para el sol y tener especial cuidado en los lunares.

Hay que echarse crema constantemente y después de cada baño. No vale ponerse crema sólo una vez o cuando llegas a la playa. Lo correcto es ponerse el protector media hora antes de la exposición y aplicarla repetidas veces durante el día.

Después de tomar el sol, es importante limpiar la piel para eliminar cualquier resto de cloro de las piscinas o de sal del mar e hidratarla con una crema o un after sun. Si te has quemado un poco la piel, los after suns te aliviarán y aligerarán la curación de la piel.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar